Buceo Tecnico

El Buceo Técnico y Rebreathers

CERTIFICADOS POR PROTEC, IANTD o FEDAS

Más allá de los límites del buceo recreativo

El buceo recreativo, como sabemos, sólo se realiza con fines de satisfacción personal, en este ámbito son inmersiones dentro de los límites de no descompresión, generalmente dentro de los 40 metros de profundidad, y las que se realizan más allá de estos límites, más conocidas como inmersiones técnicas.

Son sin duda parte del buceo técnico, incluso las inmersiones llevadas a cabo en entornos que no son “cómodos”, definidas como aquellas de difícil acceso y que tienen una condición de riesgo en su comportamiento, debido a la falta de acceso directo a la superficie, tales como las actividades de espeleología, inmersiones en las cuevas bajo el agua, las inspecciones y penetración en los pecios o bajo hielo y las que se utilicen  mezclas en las descompresión diferente a la mezcla de fondo.

La definición de buceo técnico nace entonces por la complejidad de los lugares donde se desarrolla la actividad subacuatica y por algunos límites impuestos por la fisiología humana, se convierten en fundamentales los limites a los que debemos someternos en tales condiciones así como es fundamental conocer el comportamiento de los gases respirados cuando se exponen a ciertas presiones.

Para analizar el comportamiento de los gases disueltos al aumentar la profundidad, se asume como una regla “indicativa” y “conservadora”, un aire respirable hasta 40 metros, este parámetro, sin embargo, no sólo debe tener en cuenta la profundidad como factor absoluto, si no la presión parcial del oxígeno que respiramos y la duración de la inmersión, de hecho, debido a la toxicidad del oxígeno se considera aceptable la presión parcial (PO2) dentro de los límites de 1,4 bar con unas pocas excepciones extensible a 1,6. Por encima de este umbral se provocan las condiciones particulares de presión que pueden desencadenar incidentes desagradables durante las inmersiones profundas.

Por estas razones, cuando se bucea a profundidades superiores a los 40 metros, se utilizan mezclas diferentes del aire común que, al tiempo que limita los efectos “negativos” de una hiperoxia, aumentan potencialmente otros riesgos y por lo tanto, necesitan una formación específica y superior a la necesaria para el buceo recreativo normal.

Esta afirmación se deriva del hecho de que los gases inertes, como el nitrógeno, son también absorbidos por el cuerpo cuando se inhalan a alta presión. Es necesario, entonces, procurar la liberación gradual de los gases de los tejidos para evitar problemas como la enfermedad de descompresión.
El buceo técnico por lo tanto, requiere el uso de equipo específico y, a menudo, es necesario aumentar el número de botellas o usar un “rebreather” (una máquina que recupera y recicla una parte o todo el gas exhalado) y en el caso de las paradas de descompresión obligatorias, también tener botellas  de reserva para su aplicación especifica.

Las diferentes tipos de mezclas
Los gases naturales inertes son: nitrógeno (N2), helio (He), hidrógeno (H2), neón (Ne), argón (Ar). El hidrógeno es sin duda un gas excelente sin contraindicaciones, excepto que puede llegar a ser explosivo si se mezcla con O2. Por esta razón, sólo se utiliza en el buceo profundo.
El Neón es otro excelente gas inerte, pero el costo es muy alto. Las ventajas de su uso son esencialmente atribuible al hecho de que el calor no se escapa del cuerpo humano.
El Argón tiene un poder narcótico superior al de Nitrógeno y por lo tanto puede ser útil sólo durante la descompresión para asegurar el gradiente de desnaturalización antes de llegar al oxígeno puro, de hecho, si por ejemplo después de una inmersión con Trimix ( O2, He, N2) se pasa a respirar una mezcla de Argox (Ar + O2) antes de pasar a O2 puro, se tendría un gradiente de eliminación total de los inertes que han saturado los tejidos, debido a que, siendo absorbidos en profundidad el Helio y el nitrógeno, y no estando estos presentes en el Argox, su eliminación durante la descompresión se produce bajo condiciones ideales.

Mediante la combinación de estos cinco gases inertes con oxígeno se forman casi todas las mezclas que se pueden utilizar en las inmersiones. Estas mezclas pueden ser definidas como “binarias”, cuando compuestas por dos gases, o “ternarias” si son tres.
Las mezclas ternarias son Helitrox (He + NITROX), Heliair (Ee + Aire) y Trimix (O2+ 2 gases inertes).

Las mezclas binarias son Heliox (He + O2), Hidrox (H2 + O2), Argox (Ar + O2), Neonox (Ne + O2) y nitrox (N2 + O2).
Sin querer profundizar en detalles técnicos, necesarios para ilustrar el patrón de utilización de tales mezclas, a continuación describiremos brevemente, los más utilizados en el buceo recreativo y técnico: Nitrox y Trimix.

Nitrox
Es necesario introducir que el término Nitrox debería ser referido a un gas que se respira con un contenido de nitrógeno superior al que normalmente se encuentran en el aire, que como es sabido, se compone de aproximadamente el 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno, 1% de otros gases, mientras que lo utilizaremos en el buceo para las mezclas que contengan menos nitrógeno y más oxígeno para respirar.La definición correcta sería: aire enriquecido  o “Enriched Air Nitrox” (EAN).
El uso de esta mezcla fue fundada en el año 70, cuando la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) comenzó a utilizarla en el buceo con fines científicos. A continuación, los métodos aplicados por la NOAA, se han convertido en las directrices estándar para el uso de Nitrox también en actividades recreativas.
Actualmente los más empleados son dos tipos de “EAN”, llamado “estándar”:

• El EAN I, que contiene 32% de oxígeno y 68% de nitrógeno;
El EAN I, compuesto de 36% de oxígeno y el nitrógeno 64%.

Pero ¿por qué utilizar Nitrox y cuáles son los beneficios que se derivan de su uso?

Siendo la acumulación de nitrógeno en el cuerpo, la principal causa responsable de la aparición de los síntomas de ED (enfermedad descompresiva), se hace evidente que la inhalación de una mezcla que contiene un menor porcentaje de nitrógeno puede reducir la absorción, esto es la consecuencia natural del aumento del limite de tiempo en el fondo sin descompresión, o a iguales tiempos de fondo en inmersión, de la reducción del riesgo de síntomas de enfermedad de descompresión y en todo caso una mejor integridad celular de los tejidos donde este problema se manifestase.
Otra prerrogativa del Nitrox parece ser una sensación de menor fatiga después de la inmersión, un fenómeno bastante común con el uso de aire, pero que a veces se produce además del nivel normal de la fatiga que era de esperar, después de una actuación habitual de la  la actividad psico-física. Esta sensación, que se atribuye a la acumulación en los tejidos de micro-burbujas silenciosas, parece ocurrir con menos frecuencia en los buceadores que utilizan mezclas EAN.
Al parecer, Nitrox sería la solución ideal para los problemas normalmente asociados con el uso de aire comprimido. Pero las cosas no son realmente así. Clínicamente, se sabe que cuando se respira oxígeno, para  tiempos y  concentraciones por encima de un umbral determinado, puede llegar a ser tóxicos, sobre todo a nivel del sistema nervioso autónomo y central.
La susceptibilidad individual a la toxicidad de este gas es variable, y esto puede cambiar en el mismo tema en diferentes momentos, y de aquí surge la limitación más importante en el uso de mezclas híperoxigenadas como el Nitrox, que no exceda en ningún caso el umbral de la profundidad máxima calculada sobre la mezcla a utilizar, teniendo cuidado de tomar como un límite superior de la presión parcial de oxígeno en condiciones ideales, el valor de 1,4 bar de PO2 de exposición o en un caso excepcional  igual a 1,6 bar, y además sujeto al tiempo de exposición.
En la práctica, si se utiliza aire, el límite de profundidad para el buceo recreativo “no deco” se encuentra en unos 40 metros. Sin embargo, este techo puede ser rebasado y continuaría siendo seguro si se toman las precauciones adecuadas, ya que la presión parcial del oxigeno seguiría estando ligeramente por debajo del 1,4 bar de PO2 a una profundidad de 56m aunque aumentaría el  riesgo de enfermedad descompresiva o de  narcosis por nitrógeno, aunque no hay un peligro concreto inmediato y grave para buceadores entrenados.
Sin embargo con el Nitrox los límites calculados por los diversos porcentajes de EAN se deben considerar como categóricos.
Para encontrar la profundidad máxima que se puede lograr con un Nitrox se aplicará la ley de Dalton: multiplicar la fracción de gas por la presión total.

Trimix
Nos aventuramos ahora en el mundo de las mezclas ternarias usadas en el buceo profundo, pero antes es necesario aclarar lo que es y, sobre todo cuando se utiliza Trimix.
El Trimix es una mezcla respirable sintética  y  está compuesto habitualmente por los siguientes tres gases: oxígeno, nitrógeno y helio. Esta mezcla se suele utilizar en buceo profundo para contener los efectos de la narcosis por nitrógeno y por lo tanto uno de los mayores peligros del “deep-diving”.
Cuando se considera que hay un riesgo de narcosis por nitrógeno, la única manera de reducirlo de modo significativo es disminuir importantes cantidades de este gas de la mezcla que se respira en profundidad, sustituyéndolo por otro con menos o casi nulo poder narcótico como el helio. De ahí el nacimiento del trimix: oxígeno, nitrógeno y helio.
Los porcentajes de los gases mencionados son variables en función de diversos parámetros y se determinan por el buceador basándose en las características de la inmersión, como la duración, la profundidad máxima, la presión parcial del oxígeno y del nitrógeno, y otros criterios de evaluación utilizados a la hora de planificación.
A pesar de que así se contiene el efecto de la narcosis del nitrógeno, por otro lado, como se mencionó, se necesita evaluar los efectos de las diversas fracciones de oxígeno utilizado. De hecho, cuando, debido a la profundidad, el oxígeno se convierte en tóxico nos vemos obligados a utilizar mezclas hipóxicas.
Por debajo del 0,16 bares de Presión parcial de O2 en la mezcla , ya no es absorbido por el cuerpo de forma suficiente, corriéndose el riesgo de pérdida de consciencia por hipoxia: es esencial el uso de diferentes mezclas, definidas de transporte, durante el descenso y ascenso.

Por tanto, podemos identificar tres tipos de mezclas Trimix:

• Normoxico: Cuando el oxígeno es presente en la mezcla desde 18% al 21%
• Hiperoxico: Cuando el porcentaje de oxígeno es superior al 21%.
• Hipoxico: Cuando el oxígeno es inferior al 18%.

El objetivo final de las mezclas trimix es ser capaz de realizar inmersiones a grandes profundidades, sin ningún tipo de problemas por la toxicidad del oxígeno y mantener la narcosis de nitrógeno equivalente a unos 30 metros de profundidad mediante la reducción / eliminación de los efectos que el oxígeno y el nitrógeno pueden desencadenar al aumentar la presión.
El buceo con estas mezclas debe ser bien planificado. Hoy en día se usan  programas informáticos que en función de los parámetros introducidos, calculan la cantidad de gas necesario en la mezcla y los posteriores tiempos de descompresión con otras mezclas de gases  necesarios para este tipo de inmersiones.
Por lo tanto, los porcentajes de los gases que componen el trimix  puede variar en función de los objetivos a alcanzar. La mezcla utilizada se halla estableciendo a priori el porcentaje de oxígeno y de helio: una mezcla trimix compuesta por un 10% de oxigeno, 38% de nitrógeno y 52% de helio, se identificará como “Trimix 10/52”.
Si analizamos los efectos de esta última mezcla utilizada a una profundidad considerable, por ejemplo a 90 metros, la narcosis que podríamos experimentar será igual a la que podríamos tener a una profundidad de 36 metros. Este límite se define como narcosis equivalente.
Otro elemento a considerar usando el helio es que, teniendo este una menor densidad que el nitrógeno, nos resultará más fácil respirar una mezcla de  trimix  que de  aire, a la misma profundidad.
A diferencia del aire, sin embargo, las mezclas con helio tendrán una pérdida de calor más alto, que sumado a las temperaturas frías profundas, no deberá ser subestimado.

El equipo de buceo técnico
Como se mencionó en la introducción, el buceo técnico requiere un equipo específico y, aunque hay infinitas formas de combinar todos los equipos, es posible identificar tres categorías:
– el equipo principal, utilizado normalmente por el buzo y compuesto por lo necesario para protegerse del ambiente y para respirar

– el equipo de emergencia, utilizados sólo en caso de mal funcionamiento del equipo principal o en caso de cambios del plan de inmersión

– el equipo opcional, que no es esencial para la seguridad del buceador, pero necesario para lograr el objetivo de la inmersión.
Independientemente de las diferentes clasificaciones, las reglas para implementar un equipo eficaz y seguro son pocas, y se pueden resumir como: la accesibilidad, la fiabilidad, la hidrodinámica, la redundancia y la facilidad de uso.
Un sistema que cada vez más es usado por los buceadores es el Rebreather, equipo de buceo muy apreciado por los usuarios, pero a menudo objeto de gran preocupación por algunos buzos tradicionales.

Rebreathers
Como se ha dicho que el cuerpo necesita oxígeno para las funciones metabólicas: el aire está aproximadamente compuesto de 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y un porcentaje de otros gases como el dióxido de carbono.
Respirando con un sistema de circuito abierto, introducimos en los pulmones una cantidad de oxígeno mucho más elevada de la que necesitamos y cuando exhalamos, expulsamos parte de ese oxígeno que se podría reutilizar.
Con el fin de recuperar y reutilizar el oxígeno no consumido, es necesario respirar en una bolsa con la precaución de filtrar el dióxido de carbono re-introducido durante la exhalación que saturaría en poco tiempo el gas en la bolsa. Para ello se utiliza un compuesto químico de hidróxido de calcio e hidróxido de sodio que tiene la capacidad de fijar el dióxido de carbono a través de él.
Este es un resumen del principio del uso de Rebreather que se clasifican en dos grandes categorías: circuito semicerrados o SCR – del inglés Semi Closed Rebreather, y  circuito cerrado o CCR – Closed Circuit Rebreather.
Los sistemas de circuito semi-cerrado, permiten la liberación, durante el uso, de una pequeña parte del gas al exterior, mientras que los sistemas de circuito cerrado están diseñados para mantener todo el gas en su interior. El CCR se divide a su vez en ” circuito cerrado a oxígeno puro”, “circuito cerrado de control electrónico – ECCR”, “circuito cerrado de control manual – MCCR” y finalmente “circuito cerrado de adición de productos químicos – CCCR”
La estructura sustancial de un Rebreather es así: un contenedor flexible en el que respirar, conocido como bolsa de respiración, dos tubos corrugados que canalizan el gas que se respira y el filtro que absorbe el CO2, el conjunto es el circuito de respiración y es el sistema que permite el proceso clásico de la ventilación pulmonar.

polmone.
El diluyente se proporciona en una válvula de demanda.
Durante el descenso, cuando la PO2 aumenta, la válvula de demanda inyecta más delgadas para reducir su valor, durante el ascenso, cuando la PO2 disminuye, los actos electrónicos mediante la apertura de la stos datos son periódicamente leídos por el buceador y cuando los valores caen por debajo de un valor predeterminado, el propio buceador interviene de forma manual a través de una válvula.
Esta descripción es muy indicativo, sin embargo, ya que cada máquina tiene las características descritas en los manuales correspondientes para su uso, por lo que es necesario que estos estén bien conocida por el usuario.

Ventajas y desventajas en el uso de recicladores

Como se mencionó, una parte del mundo submarino expresó algunas reservas en cuanto a los sistemas de seguridad en el uso de respiradores, se debe a uno de todo el drama en el que el flujo a causa de incidentes de emergencia que pueda ocurrir. En este sentido, es necesario adelantar algunas ideas que creo que el manifiesto correcta como usuario del sistema con el fin de tener una visión adecuada de los aspectos críticos que, a menudo, con poca claridad, se describen.
Las razones para elegir el respirador, un sistema de respiración en el buceo, son numerosos, la mayoría de estos se derivan de las justificaciones personales, tales como la necesidad de permanecer bajo el agua durante mucho tiempo, sólo tiene que ser diferente en el agua o incluso un profesia preparación adecuada y el cuidado en la preparación y utilización de los equipos, así como en la planificación de la inmersión. Cuando la inmersión es necesario prestar atención a la electrónica que gestiona el sistema y mantener un ojo en la gestión del oxígeno en el sistema.
Es necesario seguir cursos específicos con el máximo esfuerzo y no se olvide, como con cualquier tipo de buceo que el mantenimiento, inspección, planificación, estandarización de los procedimientos y los límites de la siempre debe hacerse con cuidado y escrupulosamente, porque los márgenes de “error en estos sistemas son todavía muy bajos.
Lo anterior muestra que la mentalidad y sobre todo el tipo de formación debe ser específica y completa, tenga en cuenta que el buceo con s para crear las condiciones sobre cómo reducir cualquier porcentaje riesgo y hacer que cada buceador tiene la obligación de adquirir el conocimiento intelectual de la limitación del uso de su experiencia y que nunca … “por lo que es difícil pasar a mí”.

No se admiten más comentarios